León alado rescatado de ruinas de Babilonia, actualmente Irak.

 


Puerta de Ishtar, en el museo de Berlín. Se dice que era una de las ocho entradas a Susa, la extraordinaria capital del imperio babilónico.


Cabeza de león babilonio.


Imágenes de Babilonia


Imágen del dios sol babilónico Marduk


Rey Ciro el Grande, rey de Media
y Persia

El cilindro de Ciro contiene la historia de la conquista Medo-Persa sobre Babilonia en el año 538 d.C y del retorno de los judíos cautivos a Jerusalem, similar en detalles al recuento histórico de Ezra 1.


Busto del legendario Alejandro Magno, líder del imperio Griego Macedónico y el caudillo que más rápido conquistara el mayor territorio.


Cayo Julio Cesar Octavio (Augusto),
el primer emperador romano.


Como el hierro, el ejército romano era duro e implacable. De hecho, el hierro era el metal de elección usado por los romanos.


Mitra, dios romano del sol.


Atila, uno de los más legendarios reyes bárbaros, conocido por su espíritu sangriento.


Bárbaros atacando Roma.


Reunión del pleno del Parlamento Europeo.


 

La Extraordinaria Profecía
de Daniel 2

La Estatua del Sueño
del Rey Nabucodonosor

Libro de Daniel, Capítulo 2

Daniel es considerado un "profeta mayor", y quien indudablemente recibió, junto con el apóstol Juan en Apocalípsis, las profecías más significativas de la Biblia.

Sus extraordinarias profecías van desde su misma época - 603 años antes de Cristo - y abarcan todos los grandes imperios antiguos hasta los modernos estados de la actualidad, la segunda venida de Cristo y el fin del mundo, con detalles y una precisión escalofriantes, que sin lugar a dudas revelan su origen sobrenatural y divino.

La magnífica profecía de Daniel 2, que fué un sueño del rey Babilonio Nabucodonosor y cuya interpretación fué revelada a Daniel, más tarde se repite en otra visión que tuvo Daniel mismo (cap. 7), y aunque con símbolos distintos, existe una simetría entre las dos profecías verdaderamente sorprendente. El hecho de que Dios repitiera la misma profecía, pero usando momentos y símbolos distintos, prueba su intención de no dejar lugar a la más mínima duda acerca de su significado. Adicionalmente, el hecho de que cada una estuviera representada con un simbolismo y detalles diferentes, permite arrojar luz adicional de la una sobre la otra, con aspectos que permiten verificar y confirmar los hechos históricos de manera incuestionable.

Quien estudia la profecía del capítulo 2 de Daniel, debe estudiar y compararla con la profecía del capítulo 7. Para dicho fin, presentamos un análisis individual de cada una (cap. 2 y cap. 7), y asimismo un tercer estudio que pone ambas profecías paralelamente una al lado de la otra.

La profecía del capítulo 2 del libro del profeta Daniel, dice que el poderoso rey Nabucodonosor II de Babilonia, tuvo un sueño revelado por Dios (Daniel 2:1-6). Eso significa que el Señor también se ocupa de aquellos que no lo conocen, y los busca de una manera muy especial.

Pero ocurrió algo que a todos nosotros nos ha sucedido alguna vez con nuestros sueños: a la mañana siguiente de haber tenido el sueño, el monarca no podía recordar nada. Sabía que se trataba de algo muy importante, pero no podía recordarlo. Así fué que llamó a su cuerpo de adivinos, magos y sabios para que le revelaran el sueño, pero no lograron satisfacer la necesidad del rey.

En la mayoría de los imperios - y aún en la actualidad - es costumbre de los monarcas rodearse de adivinos, magos y astrólogos. Sin embargo, este pedido tan inusual y difícil del rey Nabucodonosor verdaderamente puso a prueba los pretendidos poderes sobrenaturales de sus magos y adivinos, quienes obviamente no pudieron resolver el enigma. Furioso, el monarca amenazó con matar a todos los sabios y adivinos del reino.

Los babilonios eran devotos de muchos dioses, entre ellos Marduk, dios de la sabiduría y protector de la ciudad, cuyo nombre popular era Bel, y Shamash, dios del sol. Pero en esta ocasión, por más peticiones y ruegos a Marduk y Shamash, todo resultó en vano. Así que el rey cumplió su palabra: ordenó matar a los sabios del reino. La costumbre de los reyes de aquella época era matar no sólo al culpable, sino a toda su familia, de manera que esta situación fué verdaderamente dramática.

Daniel, un joven hebreo exiliado en Babilonia, era parte del grupo de sabios o consejeros, pero no fue incluido en el grupo que se había presentado ante el rey. Cuando llegaron para arrestarlo, pidió algo de tiempo para resolver el difícil y exigente pedido del rey, y le fue concedido. Entonces oró fervientemente al Señor para que le revelara el sueño y su significado.

Dios escuchó la oración del jóven Daniel, y esto fué lo que sucedió:

 

Daniel se entrevista con el rey Nabucodonosor
para revelarle su sueño.

 

El Sueño de Nabucodonosor

"Entonces el secreto fue revelado a Daniel en visión de noche, por lo cual bendijo Daniel al Dios del cielo. 

Y Daniel habló y dijo: Sea bendito el nombre de Dios de siglos en siglos, porque suyos son el poder y la sabiduría.  El muda los tiempos y las edades; quita reyes, y pone reyes; da la sabiduría a los sabios, y la ciencia a los entendidos. El revela lo profundo y lo escondido; conoce lo que está en tinieblas, y con él mora la luz. 
'A ti, oh Dios de mis padres, te doy gracias y te alabo, porque me has dado sabiduría y fuerza, y ahora me has revelado lo que te pedimos; pues nos has dado a conocer el asunto del rey.' 

Después de esto fue Daniel a Arioc, al cual el rey había puesto para matar a los sabios de Babilonia, y le dijo así: No mates a los sabios de Babilonia; llévame a la presencia del rey, y yo le mostraré la interpretación.  Entonces Arioc llevó prontamente a Daniel ante el rey, y le dijo así: He hallado un varón de los deportados de Judá, el cual dará al rey la interpretación. 

Respondió el rey y dijo a Daniel, al cual llamaban Beltsasar: ¿Podrás tú hacerme conocer el sueño que vi, y su interpretación?  Daniel respondió delante del rey, diciendo: El misterio que el rey demanda, ni sabios, ni astrólogos, ni magos ni adivinos lo pueden revelar al rey.  Pero hay un Dios en los cielos, el cual revela los misterios, y él ha hecho saber al rey Nabucodonosor lo que ha de acontecer en los postreros días. He aquí tu sueño, y las visiones que has tenido en tu cama:

"Estando tú, oh rey, en tu cama, te vinieron pensamientos por saber lo que había de ser en lo por venir; y el que revela los misterios te mostró lo que ha de ser. 
Y a mí me ha sido revelado este misterio, no porque en mí haya más sabiduría que en todos los vivientes, sino para que se dé a conocer al rey la interpretación, y para que entiendas los pensamientos de tu corazón. 

Tú, oh rey, veías, y he aquí una gran imagen. Esta imagen, que era muy grande, y cuya gloria era muy sublime, estaba en pie delante de ti, y su aspecto era terrible. La cabeza de esta imagen era de oro fino; su pecho y sus brazos, de plata; su vientre y sus muslos, de bronce; sus piernas, de hierro; sus pies, en parte de hierro y en parte de barro cocido. 

Estabas mirando, hasta que una piedra fue cortada, no con mano, e hirió a la imagen en sus pies de hierro y de barro cocido, y los desmenuzó.  Entonces fueron desmenuzados también el hierro, el barro cocido, el bronce, la plata y el oro, y fueron como tamo de las eras del verano, y se los llevó el viento sin que de ellos quedara rastro alguno. Mas la piedra que hirió a la imagen fue hecha un gran monte que llenó toda la tierra. 

Este es el sueño; también la interpretación de él diremos en presencia del rey."

 

Interpretación de la Visión

Tú, oh rey, eres rey de reyes; porque el Dios del cielo te ha dado reino, poder, fuerza y majestad.  Y dondequiera que habitan hijos de hombres, bestias del campo y aves del cielo, él los ha entregado en tu mano, y te ha dado el dominio sobre todo; tú eres aquella cabeza de oro. 

Y después de ti se levantará otro reino inferior al tuyo; y luego un tercer reino de bronce, el cual dominará sobre toda la tierra.

Y el cuarto reino será fuerte como hierro; y como el hierro desmenuza y rompe todas las cosas, desmenuzará y quebrantará todo.  Y lo que viste de los pies y los dedos, en parte de barro cocido de alfarero y en parte de hierro, será un reino dividido; mas habrá en él algo de la fuerza del hierro, así como viste hierro mezclado con barro cocido.  Y por ser los dedos de los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido, el reino será en parte fuerte, y en parte frágil.  Así como viste el hierro mezclado con barro, se mezclarán por medio de alianzas humanas; pero no se unirán el uno con el otro, como el hierro no se mezcla con el barro. 

Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre, de la manera que viste que del monte fue cortada una piedra, no con mano, la cual desmenuzó el hierro, el bronce, el barro, la plata y el oro.

El gran Dios ha mostrado al rey lo que ha de acontecer en lo por venir; y el sueño es verdadero, y fiel su interpretación. 

Entonces el rey Nabucodonosor se postró sobre su rostro y se humilló ante Daniel, y mandó que le ofreciesen presentes e incienso.  El rey habló a Daniel, y dijo: Ciertamente el Dios vuestro es Dios de dioses, y Señor de los reyes, y el que revela los misterios, pues pudiste revelar este misterio.  Entonces el rey engrandeció a Daniel, y le dio muchos honores y grandes dones, y le hizo gobernador de toda la provincia de Babilonia, y jefe supremo de todos los sabios de Babilonia.  Y Daniel solicitó del rey, y obtuvo que pusiera sobre los negocios de la provincia de Babilonia a Sadrac, Mesac y Abed-nego; y Daniel estaba en la corte del rey.

Daniel cap. 2

 

Ilustración de la imagen que vió el rey Nabucodonosor II
y su significado, de acuerdo con la interpretación del profeta Daniel.



Análisis Histórico de la Visión

LA CABEZA DE ORO
Babilonia
605 - 539 a.C.

Daniel dijo al rey: “Tú eres aquella cabeza de oro” (Daniel 2:38). Por lo tanto, la cabeza representa al Imperio Neobabilónico (605-539 a.C.). Como el oro es el más valioso entre los metales, este reino sería esplendoroso. Al caer Asiria, Babilonia heredó toda la Mesopotamia, Siria y Palestina. Después de someter a Egipto, no tuvo rival. Nabucodonosor II gobernó exitosamente durante cuarenta años. En Babilonia, reconstruyó y amplió el palacio real, edificó los legendarios jardines colgantes - una de las siete maravillas del mundo -, añadió una ciudad nueva en la ribera occidental del río y la interconectó con un puente permanente; asimismo, la rodeó con una muralla doble y, por fuera y a lo largo de ella, con un foso lleno de agua como protección.

EL PECHO Y BRAZOS DE PLATA
Imperio Medo-Persa
539 - 331 a.C.

 “Y después de ti se levantará otro reino inferior al tuyo” (Daniel 2:39). Representa al Imperio Medopersa (539-331 a.C.). Alrededor del 1000 a.C., los medos eran un pueblo poco organizado y pastoril que vivía en el este de Asiria; relacionados con ellos estaban los persas. Los persas tenían su propio rey, pero durante el período inicial el rey de los medos ejerció el poder tanto sobre medos como persas. A partir de Ciro, los persas asumieron el poder. Después de un largo sitio, la noche del 12 de octubre de 539 a.C. tomaron Babilonia y se erigieron como la nueva superpotencia mundial.

EL VIENTRE DE BRONCE
Imperio Greco Macedónico
331 a.C. - 168 d.C.

 “Luego un tercer reino de bronce, el cual dominará sobre toda la tierra” (Daniel 2:39). Representa al Imperio Grecomacedónico (331-168 a.C.). Alejandro Magno fue uno de los caudillos más famosos de la historia. Inició su invasión de Asia Menor en 334 a.C. Derrotó a Darío III en 333 a. C. en la batalla de Iso. Además, venció a los ejércitos persas en 331 a.C., en la batalla de Arbela y se halló dueño del Oriente. Realizó una expedición al corazón de Asia, y al regresar a Babilonia, murió ahí en 323 a.C. Se dividió su reino entre cuatro generales: Lisímaco, Seleuco, Casandro y Ptolomeo.

LAS PIERNAS DE HIERRO
Imperio Romano
168 - 476 d.C.

“Y el cuarto reino será fuerte como hierro” (Daniel 2:40). El hierro representa al Imperio Romano (168 a.C.-476 d.C.). Las guerras púnicas (264-146 a.C.) marcaron un paso gigantesco del avance en la dominación romana del mundo. Roma comenzó desplazando al imperio Helenístico en la batalla de Pidna, en el año 168 a.C., y con la destrucción de Cartago, en 146 a.C., eliminó a uno de los mayores rivales de Roma. En el 30 a.C., con el sometimiento de Egipto qued♀ confirmado su dominio del mundo mediterráneo. Las guerras macedónicas abarcaron el período de 215-168 a.C. y resultaron en la subyugación no solamente de Macedonia, sino también de parte de Asia Menor. Julio César hizo conquistas extensas en Galia y Alemania, y cruzó el Canal de la Mancha hasta llegar a las Islas Británicas. Fue dictador de Roma de 48-44 a.C. Por otra parte, Jerusalén cayó en manos de Pompeyo en 63 d.C. Augusto gobernó desde 27 a.C. a 14 d.C. El poderoso imperio empezaría a sufrir fuertes invasiones bárbaras en el siglo V, hasta sucumbir en el año 476.

LOS PIES DE HIERRO MEZCLADO CON BARRO
Los Pueblos Bárbaros - Las Actuales Naciones Europeas
476 d.C. - Hoy

De toda esta profecía de Daniel 2, esta parte -los dedos de la estatua- es sin duda la más importante para nosotros, porque llega hasta nuestros dias, y es una verdad presente en la que hoy mismo estamos viviendo.

 “Y lo que viste de los pies y los dedos, en parte de barro cocido de alfarero y en parte de hierro, será un reino dividido; mas habrá en él algo de la fuerza del hierro, así como viste hierro mezclado con barro cocido. Y por ser los dedos de los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido, el reino será en parte fuerte, y en parte frágil.” - Daniel 2:41-42

Es importante entender que todos los componentes de esta profecía son simbólicos. El oro representa a Babilonia, la plata a Medo-Persia, el bronce a Grecia y el hierro a Roma. El barro entonces debe tener también un significado simbólico.

Dios desde el principio fue el alfarero Creador del hombre del polvo de la tierra: "Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente." - Génesis 2:7

Notemos que Dios hizo al hombre del polvo de la tierra, pero aún estaba sin vida. Sólo cuando le sopló el aliento de vida, el cuerpo cobró vida.

Dios nos formó del polvo, polvo mojado, es decir, de barro. El polvo no puede ser juntado si no está mojado. La Palabra de Dios nos explica esto con toda claridad: "Ahora pues, Jehová, tú eres nuestro padre; nosotros barro, y tú el que nos formaste; así que obra de tus manos somos todos nosotros." - Isaías 64:8

La Biblia nos enseña que Dios es el alfarero de sus hijos, como nuestro Creador, pero se extiende aún más, también a sus hijos que le obedecen, su pueblo, su iglesia:

"Palabra de Jehová que vino a Jeremías, diciendo: Levántate y vete a casa del alfarero, y allí te haré oír mis palabras. y descendí a casa del alfarero, y he aquí que él trabajaba sobre la rueda. Y la vasija de barro que él hacía se echó a perder en su mano; y volvió y la hizo otra vasija, según le pareció mejor hacerla. Entonces vino a mí palabra de Jehová, diciendo: ¿No podré yo hacer de vosotros como este alfarero, oh casa de Israel? dice Jehová. He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano, oh casa de Israel." - Jeremías 18:1-6

Pablo confirma que la iglesia es como un cuerpo: "y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia" - Colosenses 1:18

Y el mismo Pablo agrega y explica aún más detalladamente:

"Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo. Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.' - 1º Corintios 12:12, 13

Dios nos muestra con otra visión simbólica como todos nosotros somos partes del cuerpo. Sólo Dios puede unir las partes del cuerpo. Pero ese cuerpo no tiene vida, si no le entra el Espíritu Santo:

"La mano de Jehová vino sobre mí, y me llevó en el Espíritu de Jehová, y me puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos. Y me hizo pasar cerca de ellos por todo en derredor; y he aquí que eran muchísimos sobre la faz del campo, y por cierto secos en gran manera. Y me dijo: Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? Y dije: Señor Jehová, tú lo sabes. Me dijo entonces: Profetiza sobre estos huesos, y diles: Huesos secos, oíd palabra de Jehová. Así ha dicho Jehová el Señor a estos huesos: He aquí, yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis. Y pondré tendones sobre vosotros, y haré subir sobre vosotros carne, y os cubriré de piel, y pondré en vosotros espíritu, y viviréis; y sabréis que yo soy Jehová. Profeticé, pues, como me fue mandado; y hubo un ruido mientras yo profetizaba, y he aquí un temblor; y los huesos se juntaron cada hueso con su hueso. Y miré, y he aquí tendones sobre ellos, y la carne subió, y la piel cubrió por encima de ellos; pero no había en ellos espíritu. Y me dijo: Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu: Así ha dicho Jehová el Señor: Espíritu, ven de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos, y vivirán. Y profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo. Me dijo luego: Hijo de hombre, todos estos huesos son la casa de Israel. He aquí, ellos dicen: Nuestros huesos se secaron, y pereció nuestra esperanza, y somos del todo destruidos." - Ezequiel 37:1-11

La iglesia es la unión de los miembros en un cuerpo, que cobra vida, con la unción del Espíritu Santo, y tiene a Cristo como su cabeza, como su guía.

El problema es, en esta profecía de Daniel 2, cuando la iglesia se une con el estado. El Estado es bueno. La iglesia es buena. Pero cuando ambas se únen, ya deja de serlo, la iglesia se corrompe por la contaminación de la influencia humana.

La iglesia, representada como una mujer, está casada con Cristo, Cristo es su esposo. Pero cuando la iglesia deja a Cristo y comiEnza a unirse con los reyes de la tierra, se prostituye. Esto está claramente expresado en Apocalípsis 17:1, 2. Aquí se nos muestra exactamente la misma verdad de Daniel 2 de la unión del hierro con el barro.

Estos versículos representan a la organización posterior del mundo mediante las tribus bárbaras, luego convertidas en los países europeos, hasta la actualidad.

Las tribus bárbaras fueron la base para la formación de los países de Europa:

  PUEBLO BARBARO PAIS EUROPEO
  Francos Francia
  Alamanes Alemania
  Anglo-Sajones Gran Bretaña
  Visigodos España
  Lombardos Italia
  Ostrogodos Italia
  Hérulos Italia
  Vándalos Africa
  Suevos Portugal
  Burgundios Suiza

Después vino el feudalismo y la Edad Media; surgieron las ciudades medievales y las universidades. La Iglesia Católica tuvo un gran dominio. Pero nunca se levantó un Imperio como los de antaño.

"Así como viste el hierro mezclado con barro, se mezclarán por medio de alianzas humanas; pero no se unirán el uno con el otro, como el hierro no se mezcla con el barro." - (Daniel 2:43) Durante siglos los reyes de las potencias europeas han tratado de formalizar alianzas mediante los conocidos matrimonios arreglados de príncipes de un reino con princesas de otros, en un afán por unir naciones y eventualmente tener todo el dominio sobre Europa, pero sin dar los frutos esperados.

He aquí algunos clarísimos ejemplos de estos intentos por la unificación de Europa:

Carlomagno (742-814)
Conocido también como "Carlos I el Grande", rey de los Francos. Expandió los distintos reinos francos hasta transformarlos en un Imperio al que incorporó gran parte de Europa Occidental y Central. Conquistó Italia y fue coronado Imperator Augustus por el Papa León III el 25 de diciembre de 800 en Roma. Ante la indignación inicial de Constantinopla, en 812 se firmó un acuerdo entre los dos mandatarios, y de nuevo hubo dos emperadores en Europa, uno en Oriente y otro en Occidente. Por medio de sus conquistas en el extranjero y sus reformas internas, Carlomagno sentó las bases de lo que sería Europa Occidental en la Edad Media. En las monarquías francesa, alemana y del Sacro Imperio romano, se le nombra como Carlos I.

Carlos V de Alemania (1500-1558)
Conocido también como Carlos I de España, Emperador de Roma y Rey de Italia, y Rey de los Países Bajos (Holanda). Durante su reinado, apenas 8 años después del descubrimiento de América en 1492, ocurrió la colonización de los imperios Maya e Inca en el nuevo continente. Era tan vasta la extensión de sus imperios, que se decía que sobre las tierras del rey Carlos "nunca se ponía el sol." Curiosamente, este rey no procuró la guerra ni hizo intento alguno por poseer nuevos territorios. Era conocido por ser un hombre de paz.

Napoleón Bonaparte (1769-1821)
General y más tarde Emperador de Francia, este ambicioso gobernante planeó y ejecutó incontables asesinatos, intrigas y guerras sangrientas con el único propósito de tomar el control absoluto de todo el continente europeo. Su lista de invasiones, abusos, asesinatos y masacres es incontable. Pero su incapacidad de controlar el paso a Inglaterra por el Canal de la Mancha y otra serie de errores tácticos, le impiden cumplir su objetivo, y finalmente muere en el destierro en la isla de Santa Helena a la edad de 52 años, a causa de un cáncer en el estómago.

Kaiser Guillermo II (1859-1941)
Utimo emperador de Alemania y más tarde Adolfo Hitler de Alemania (1889-1945),

todos pretendieron establecer un imperio europeo mediante la política y el poder o por la fuerza de las armas, pero cuando todo parecía a su favor, en todos los casos, sus sueños se derrumbaron estrepitosamente.

Parlamento Europeo
Aún hoy en día la comunidad de las naciones europeas continúa buscando, mediante fronteras abiertas y una economía global a través del "Euro", una Europa consolidada. El Parlamento Europeo es la única institución de la Unión Europea elegida por sufragio directo. Los 736 diputados al Parlamento Europeo se eligen cada cinco años para representar a los 27 Estados miembros de la Unión Europea y sus 500 millones de ciudadanos.

Y todo esto ocurre de acuerdo con lo claramente predicho por la profecía. Pero en su cumplimiento, los intentos por siglos de unificar a Europa han fallado y seguirán fracasando vez tras vez.

Hasta la fecha vivimos en un mundo dividido en países poderosos (de hierro) y frágiles (de barro) que conviven en medio de irreconciliables diferencias, donde la unidad parece una lejana utopía. Así lo había establecido la Biblia, y así será.

¿Entonces, qué sigue?

 

LA PIEDRA ARROJADA, NO CON MANO
DESTRUYE LA ESTATUA Y PERMANECE PARA SIEMPRE

"Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre, de la manera que viste que del monte fue cortada una piedra, no con mano, la cual desmenuzó el hierro, el bronce, el barro, la plata y el oro." - Daniel 2:44, 45

La roca

En la Biblia, la roca representa a Cristo (ver 1 Corintios 10:4).  Aquí, esta roca arrojada "no con mano", es decir, no con participación humana, se refiere a la segunda venida de Cristo.

Babilonia era un país con extensas llanuras, sin montes o altas elevaciones. Los babilonios levantaban edificios sagrados o "zigurats" como imitaciones de montes sagrados. Ellos creían que el mundo era una gran montaña, y que en la parte más alta estaba la morada de Dios. De modo que cuando Daniel afirma que habrá un “gran monte” (ver Daniel 2:35; 44, 45), significa que el Señor establecerá su reino en este mundo.

La historia se ha desarrollado sobre la base de un plan divino. Dios sabe a dónde se dirige este planeta. Nuestro mundo no será destruido por una tercera guerra mundial, una glaciación o una invasión extraterrestre. No. Jesús vendrá en las nubes de los cielos en gloria y majestad (S. Mateo 24:30), como lo prometió, para intervenir de manera definitiva en un mundo que ha agotado sus recursos naturales y sus propuestas de organización moral y social.

La profecía de Daniel 2 fué establecida para que conociéramos los tiempos y estuviéramos apercibidos ante el regreso de Cristo. Todos los imperios anunciados en ésta y otras profecías, han pasado. Estamos viviendo en el tiempo de los últimos reinos de la historia de este mundo.

 

 

 
 
   
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
   
Escríbenos con tus preguntas o comentarios
 
       
     

 

 

 
             
11/21/2017
6:22 am