Primersa Epístola del Apóstol San Pablo
a Timoteo

1. Título.

En los manuscritos griegos más antiguos el título de esta epístola es sencillamente Pros Timótheon A ("A Timoteo I").  Una evolución posterior amplió el título hasta la forma que tiene en la RVR y en otras versiones protestantes.

2. Autor.

Todas las otras epístolas que llevan el nombre del apóstol son generalmente aceptadas por los críticos como de origen paulino (con la posible excepción de Efesios); sin embargo, no sucede así con las llamadas epístolas pastorales: 1 y 2 a Timoteo y Tito.  Los principales argumentos que se presentan en contra de la idea de que Pablo sea el autor de estas tres epístolas, son los siguientes:

 a. Cuando se comparan las alusiones históricas que hay en las epístolas pastorales (1 Tim. 1: 3; 2 Tim. 4: 20; Tito 3: 12, etc.) con la historia de la vida de Pablo como se relata en los Hechos, es claro que no concuerdan con el esquema de su carrera que allí se presenta.

b. Las epístolas pastorales revelan una organización eclesiástica más desarrollada que en cualquier otra parte del NT.  Por ejemplo, se dan las características específicas que deben tener los ancianos y los obispos (1 Tim. 3: 1-7; Tito 1: 5-9) y los diáconos (1 Tim. 3: 8-13), y las regulaciones que se establecen para la conducta de hombres y mujeres en la iglesia (1 Tim. 2: 8-15), y las estipulaciones que se dan para el cuidado de las viudas y su conducta (1 Tim. 5: 3-16).  Los críticos aseguran que todo esto equivale a un desarrollo en la organización eclesiástica tan superior a lo que se encuentra  en todo el NT, que la escritura de las epístolas pastorales tiene necesariamente que situarse a mediados del siglo II d. C.

Esta teoría también ha cobrado fuerza debido a la amonestación contra la antithésis t's pseudÇnúmou gnÇsis o "contradicciones de la falsamente llamada ciencia [conocimiento]" (1 Tim. 6: 20).  Un maestro herético llamado Marción escribió a mediados del siglo II un libro que tituló Las antítesis.  Muchas de las opiniones de Marción eran similares a las de los gnósticos, quienes destacaban la importancia del gnÇsis o conocimiento; por lo tanto algunos eruditos han visto en el versículo citado una advertencia contra Marción, y por eso afirman que 1 Timoteo se escribió en esa época. Han sugerido que se le añadió el nombre de Pablo para darle prestigio en la lucha contra Marción y el gnosticismo.

c. Hay otro argumento para negar la paternidad de las epístolas pastorales: que su vocabulario es bastante diferente al de las otras epístolas de Pablo, que contienen un número mayor de palabras que no se encuentran en las otras epístolas del apóstol.

Estos argumentos han inducido a muchos eruditos a negar que Pablo escribió las epístolas pastorales.  Pero este Comentario apoya a los que creen que hay una fuerte evidencia, plenamente satisfactoria, de que sí son auténticamente paulinas.

Si las referencias históricas de las epístolas pastorales no encajan dentro del tiempo abarcado por el libro de los Hechos, quiere decir que fueron escritas en un período de la vida de Pablo posterior a su primer encarcelamiento en Roma (Hech. 28).  Por las epístolas pastorales se deduce que Pablo fue libertado, que luego viajó extensamente por Creta, Asia Menor y Grecia, y después fue arrestado y encarcelado por segunda vez en Roma.  Y el hecho de que se mencionen personas cuyos nombres no aparecen en las cartas paulinas (Crescente, 2 Tim. 4: 10; Carpo, cap. 4: 13; Onesíforo, cap.  1: 16; 4:19; Eubulo, Pudente, Lino, Claudia, cap. 4: 21; Artemas y Zenas, Tito 3: 12-13), es una evidencia más de que estas epístolas fueron escritas por Pablo en un período posterior de su vida, y que no son un fraude.

Es muy difícil explicar cómo un falsario podría haber introducido en la vida del apóstol acontecimientos y personas que no concordaban con lo que se conocía bien por otras fuentes de la vida de Pablo.  Un falsario inteligente evidentemente habría hecho que sus escritos concordaran con las auténticas epístolas de Pablo.  Por lo tanto, estos aspectos históricos de las epístolas pastorales pueden considerarse más bien como evidencias de su autenticidad.

En cuanto al argumento sobre la organización eclesiástica que se presenta en las epístolas pastorales, puede decirse que aunque en ellas se tratan problemas de la administración de la iglesia con mayores detalles que en otras partes del NT, sin embargo no hay nada que no esté en armonía con las evidencias acerca de la organización de la iglesia en los días de Pablo.  Así como se destacan en los otros escritos de Pablo algunos aspectos de la vida cristiana, de la misma manera en las epístolas pastorales se examina en detalle la forma de gobierno
de la iglesia primitiva.

"Los argumentos de la falsamente llamada ciencia" (1 Tim. 6: 20) no tiene necesariamente que referirse a la obra de Marción.  GnÇsis o "conocimiento" es una palabra conocida en el vocabulario de Pablo, y puede entenderse bien sin necesidad de referirse a ninguna obra herética; aunque gnÇsis como término técnico quizá ya circulaba entre los gnósticos de la época de Pablo.  Las antítesis tampoco tiene necesariamente que referirse al libro de Marción, pues entra fácilmente en el contexto con su significado común de "oposición","argumentos contrarios".  Por estas razones puede entenderse que Pablo advirtió a Timoteo contra los "argumentos del falsamente llamado conocimiento" en contraste con el Evangelio.

El vocabulario diferente en las epístolas pastorales quizá se explique mejor si se considera que Pablo las escribió en la etapa final de su vida, después de haber viajado más y tener más experiencia.

3. Marco histórico.

Sólo puede deducirse el marco histórico de los detalles que se dan en la epístola.  Es evidente que Pablo estaba encarcelado en Roma por segunda vez cuando escribió esta epístola.  En la sección anterior se discuten otros elementos relacionados con el marco histórico.  En cuanto a la fecha cuando Pablo escribió 1 Timoteo, ver t. VI, p. 110.

4. Tema.

La epístola fue escrita a Timoteo mientras era pastor de la iglesia de Efeso, y está compuesta principalmente por enseñanzas dirigidas a él como dirigente de la iglesia.  Por eso se la clasifica como una epístola pastoral.  Pablo amonesta a Timoteo a que se conduzca de una manera agradable delante de Dios y útil para la grey sobre la cual Dios lo ha colocado, y le da la solemne comisión de predicar la Palabra y de defender sus enseñanzas.  Esta epístola refleja un plan bastante completo de organización y administración de la  glesia.  El énfasis sobre la doctrina en ésta y en las otras epístolas pastorales (1 Tim. 4: 6, 13, 16; 2 Tim. 3: 14-17; 4: 1-4; Tito 1: 9; 2: 1, 7) es evidente porque de las 21 veces que aparece en el NT la palabra griega didaskalía, "doctrina", 15 se hallan en 1 y 2 Timoteo y en Tito.

Aunque Pablo parece haber tenido más afinidad con Timoteo que con sus otros colaboradores (ver Fil. 2: 19-20), por esta epístola se puede deducir que Timoteo era de temperamento suave y no tan dinámico como lo hubiera preferido Pablo.  Por eso el apóstol anima a su compañero más joven en el ministerio a ejercer un liderazgo más enérgico.  La estrecha relación entre Pablo y Timoteo explica la forma directa y franca en que el apóstol expresa sus deseos, admoniciones y propósitos al pastor de Efeso, y sin duda explica la consiguiente falta de un orden sistemático.  La epístola indudablemente fue escrita punto tras punto, a medida que los sucesivos aspectos de la actividad ministerial acudían a la mente del apóstol.

 

 

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
   
 
   
       
 
   
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
   
Escríbenos con tus preguntas o comentarios
 
       
     

 

 

 
             
11/21/2017
6:31 am